miércoles, 27 de enero de 2010

Mejora el inicio de tus presentaciones


Volviendo de la presentación que dimos el otro día, estuvimos comentando varias cosas al respecto y hubo un comentario de Celia que me pareció muy acertado. Me dijo algo así como:

"Tu inicio no estaba muy trabajado. La frase inicial es muy importante y debería prepararse a conciencia, memorizarse y ensayar varias veces. Debería tener algo de teatral"

Le he dado vueltas al asunto y es verdad, el inicio de una presentación es realmente importante. Es una oportunidad única para capturar a la audiencia desde el principio y eso no se consigue de cualquier forma.

Precisamente días antes recibí el libro Better Beginnings. How to capture your audience in 30 seconds de Carmen Taran. Libro que no me he leído entero pero al que le he dedicado algunos ratos, suficientes para poder recomendarlo encarecidamente.

Este libro se centra exclusivamente en los inicios de las presentaciones en público. Además lo hace teniendo en cuenta la respuesta emocional de la audiencia y para ello estructura el contenido en los siguientes apartados:

  • Anticipación
  • Especificación
  • Interrogación
  • Incongruencia
  • Novedad
  • Incertidumbre
  • Complejidad
  • Facilidad de comprensión
  • Indulgencia
  • Puesta en escena
En cada capítulo nos da varios ejemplos de cómo podría utilizarse cada recurso. Por ejemplo, para la anticipación, entre otros ejemplos nos dice:

"Hoy desvelaremos cuatro nuevas características de nuestro software"

"Tenía muchas ganas de mostraros algo que literalmente acaba de salir del laboratorio y que cambiará para siempre cómo interaccionamos con los ordenadores"

Por cierto, el libro se aplica el cuento y empieza de forma sorprendente cuando leemos la página de la dedicatoria que dice: "Este libro está dedicado a ti".

En resumen, es muy importante empezar con buen pie la presentación, preparando a conciencia lo que diremos y cómo lo diremos, y de una forma más bien original, que cree expectación o llame la atención del público.

Sin embargo, no hay que olvidar el resto de la presentación, y sobre todo tampoco hay que olvidar el final. Como decía Shakespeare, "Todo está bien si termina bien". ¡No lo olvidemos!

Enlaces relacionados:

Entradas relacionadas: